El Gobierno del Estado de Michoacán, en Méjico, preocupado por la escasez de recursos hídricos en el perímetro hidroagrícola de Lázaro Cárdenas, buscaba desde hace tiempo una solución al problema.

En un primer momento, TPF ENGENHARIA (anteriormente Projetec) se encargó de la elaboración de los estudios hidrológicos para verificar la disponibilidad de agua procedente de los ríos de la región, así como del anteproyecto de una presa y un canal para abastecer una zona de 12.000 ha situadas en las regiones más alejadas de las fuentes de agua. TPF Engenharia realizó también el proyecto ejecutivo y proporcionó apoyo técnico en las obras de implementación del conducto principal, con un caudal de 12,5 m3/s y una longitud aproximada de 35,5 km. El proyecto presentó importantes desafíos técnicos, teniendo en cuenta que el terreno presentaba condiciones topográficas y geotécnicas adversas.