Tras su elección como sede de la Copa Mundial de Fútbol 2014, Brasil comenzó a seleccionar los lugares donde se celebrarían los distintos eventos futbolísticos, siendo Recife una de las ciudades elegidas

El gobierno del Estado de Pernambuco contrató a TPF ENGENHARIA (anteriormente Projetec) para dar apoyo a las actividades de gestión y auditoría durante la ejecución físico-financiera del Arena Pernambuco, un estadio moderno, con capacidad para 46.000 espectadores, diseñado de acuerdo con los más recientes estándares de la FIFA. Gracias a su capacidad de gestión, TPF ENGENHARIA desarrolló, entre otras cuestiones, una metodología para el seguimiento del progreso físico-financiero de las obras, con informes de control que permitiesen evaluar comparativamente el cronograma previsto y los trabajos efectivamente realizados.